Los pilares de la inmunidad

El  sistema inmunitario es un pilar fundamental en nuestra salud.  ¿Cómo podemos optimizar su función a fin de mantener una buena salud?toxina

La respuesta la encontramos en la nutrición. Sin el sistema inmunitario que nos defiende de agentes patógenos, no podríamos vivir.

Existen dos tipos de inmunidad:

  1. La inmunidad innata: Respuesta no adaptativa e inespecífica. Es la primera línea de defensa que separa lo propio de lo ajeno.
  2.  La inmunidad adaptativa: Respuesta específica con especificidad y memoria. Es donde aparecen los linfocitos.

Teniendo en cuenta que la nutrición afecta al funcionamiento del sistema inmune, existe un término que se define como inmunonutrición, en la que aparecen principalmente los probióticos, vitaminas D, A, C y E, minerales y proteínas.

¿Qué papel juegan los probióticos en la inmunidad?

El intestino está poblado por microorganismos, y de éstos, las bacterias son las principales. Dependiendo de la porción de intestino predominan una clase diferente u otra. Más concretamente, en el intestino delgado, predominan enterobacterias y lactobacillus, mientras que en el intestino grueso lo hacen bacteroides y bifidobacterias.

Imagen: menudiet

Imagen: menudiet

A nivel intestinal se ha visto que existe una relación simbiótica de la flora intestinal y nosotros que se puede denominar interacción simbiótica (las bacterias contribuyen de manera esencial al metabolismo corporal y reciben nutrientes aportados por el intestino). Si esto está alterado, se produce la denominada disbiosis. En el tracto intestinal, las bacterias son esenciales para una fisiología normal, pero también son potencialmente patógenas.

La disbiosis aparece cuando se altera el equilibrio de la microflora, provocando un desequilibrio que compromete el feedback inmunológico. Ésta, puede producirse por factores externos (vacunas, antibióticos…) o bien por el estilo de vida (dieta, estrés) y es la causante de efectos sistémicos como diarrea, halitosis, sobrecrecimiento de cándidas…

Los probióticos consisten en bacterias o levaduras que pueden restaurar la simbiosis del tracto gastrointestinal. Sobre todo son Lactobacillus o Bifidobacterium. También se utiliza el Saccharomyces boulardi que es una levadura. Tienen numerosas acciones beneficiosas sobre la salud ya que suprimen distintos mecanismos de enfermedad.

La lactoferrina, a veces asociada a los probióticos, es una glucoproteína involucrada en la respuesta inmune innata. Está presente en el calostro de la leche materna.

¿Qué relación existe entre la micronutrición y la inmunidad?

Para que el sistema inmune funcione correctamente, es necesaria una ingesta adecuada de vitaminas y elementos traza. Dentro de todas estas, las más relevantes para un correcto funcionamiento del sistema inmune serían:

  •  Vitamina D. Puede obtenerse a través de la alimentación (aceites de pescado, yema  de huevo y queso), por medio de la exposición al sol o por medio de la suplementación nutricional.
  • Vitamina A. Esencial para el desarrollo de la visión, integridad epitelial, crecimiento y la diferenciación de los tejidos, la función reproductiva, la expresión génica y la inmunidad. La deficiencia de vitamina A provoca un compromiso significativo de las membranas mucosas: respiratoria, gastrointestinal y urogenital, debilitando las defensas frente a la agresión de patógenos.
  • Vitamina C. La deficiencia no es rara, sobretodo en fumadores y estrés.  Su deficiencia se relaciona con una mayor susceptibilidad a padecer infecciones, sobre todo respiratorias.
  • Vitamina E. También llamada tocoferol. Con actividad antioxidante es capaz de optimizar y mejorar la respuesta inmunitaria.

Otras vitaminas también importantes serían la Vitamina B6, B12 y ácido fólico.

La importancia de los Oligoelementos….

  • Zinc. Es un nutriente fundamental para el crecimiento y la diferenciación celular, con profundos efectos sobre el sistema inmunológico, la síntesis de colágeno y las defensas antioxidantes.
  • Hierro. Además de numerosas funciones, una de ellas es la de actuar en la inmunidad innata.
  • Selenio. Con influencia sobre la inmunidad innata y la adaptativa.
  • Cobre. El sistema inmune requiere cobre para ejercer numerosas funciones.

Los Macronutrientes y la  Acción de las proteínas:

Algunos aminoácidos modulan vías que regulan la inmunidad, por este motivo es importante tenerlos en cuenta a la hora de escoger los suplementos indicados para ayudar el sistema inmune. Éstos se llaman aminoácidos funcionales y son la glutamina, la arginina, la cisteína, leucina, prolina y  el triptófano.

Con todas estas indicaciones, lo más recomendable es tomar complementos con las dosis adecuadas y siempre sin sustituir las prescripciones médicas correspondientes.

Si tienes algún problema de salud consulta siempre a tu médico o farmacéutico.

Artículo redactado por Ana Mendoza, Farmacéutica.

Bibliografía

Zemba, C. Inmunidad y Micronutrición. Diciembre 2011.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s